Va al contenido
Logo Tracce

Huellas N.6, Junio 2017

EDITORIAL

Una amistad social

El primer capítulo de La belleza desarmada, el libro de Julián Carrón (recientemente publicado en inglés, después de la edición en español y portugués), se cierra con unas palabras pronunciadas hace tres años, a propósito de la situación europea: «Nuestro deseo es que Europa se convierta en un espacio de libertad para el encuentro entre quienes buscan la verdad. Merece la pena comprometerse por esto». Podría parecer un llamamiento genérico, casi una exhortación moral. Pero se está poniendo cada vez más de manifiesto que se trata de una necesidad muy concreta. No solo en el Viejo Mundo. La crisis que estamos viviendo y las certezas compartidas que se desmoronan agudizan la necesidad de espacios abiertos en donde «se pueda defender tu libertad, que es también la mía», como decía la periodista catalana Pilar Rahola, precisamente en una de las presentaciones más bonitas de este libro: espacios en los que cada uno pueda aportar su contribución, proponer una concepción y testimoniar un modo de vivir que nos ayude a afrontar los problemas que nos afectan a todos.
Cuesta mucho vivir, a cualquier nivel, desde la política a la vida social y a la vida cotidiana. Pero hay una ventaja, y es que esta situación nos hace a todos menos presuntuosos y más disponibles a buscar, a compartir con otros nuestra experiencia y a valorar cualquier brizna de verdad que aporte el otro, conforme a esa definición tan concreta de diálogo que, en una ocasión, nos dejó don Giussani: «El diálogo no coincide con la dialéctica, con un choque más o menos lúcido de ideas y de medidas mentales, sino con un mutua comunicación de nosotros mismos. No se hace hincapié en las ideas, sino en la persona en cuanto tal, en su libertad. El diálogo se hace con la vida, de la que las ideas son una parte».

Necesitamos este tipo de diálogo y esta libertad en acto. Lo vemos también en lugares en donde estas palabras parecían imposibles, por ejemplo, en Cuba. Un nombre que durante décadas ha sido sinónimo de ideología, de “muro contra muro”. El artículo en Primer Plano en este número parte de la presentación de la biografía de don Giussani y muestra señales de deshielo, primeros intentos de esa «amistad social» que el Papa Francisco había invocado en su visita de hace dos años. O también en Egipto, en donde otro viaje del Papa ha marcado otro paso importante en la relación con el islam. Y también en la entrevista con Juan José Gómez Cadenas, físico agnóstico, que nos brinda otro ejemplo luminoso de lo que significa esta «mutua comunicación de nosotros mismos», decisiva para hacer juntos un trecho de camino.

 
 

Créditos / © Asociación Cultural Huellas, c/ Luis de Salazar, 9, local 4. 28002 Madrid. Tel.: 915231404 / © Fraternità di Comunione e Liberazione para los textos de Luigi Giussani y Julián Carrón

Vuelve al inicio de página